domingo, 21 de septiembre de 2008

Viaje al alma de los vinos








Los cantos Gregorianos mejoran la calidad de los vinos.



Esta afirmación, que en principio, nos podría parecer excesiva
se encuentra amparada por un estudio empírico del enólogo
chileno Aurelio Montes.
El fundador de Bodegas Viña Montes afirma que música y
vino forman un unión indisoluble.
Y para demostrarlo reproduce cantos gregorianos en la bodega donde descansan
las barricas para mejorar la calidad de los vinos. Comprobando que desde que ponen música, el vino envejece con una grata armonía.
Al principio el vino es un poco agresivo, como un joven, pero con la música los
taninos se ablandan.
Música y vino casi siempre ha ido juntos. No es lo mismo tomar una copa en un lugar
ruidoso que en un local de ambiente agradable con buena música. Verdad?
La Bodega Viña Montes buscó qué tipo de música iría bien para dar una sensación
de calma y paz y descubrieron que los cantos gregorianos eran algo sagrado y relajante.
Así que en el año 2004 montó un equipo de música y altavoces para envolver con
cantos gregorianos la sala de barricas y lograr que el caldo madurara en un ambiente
relajante.
Según un estudio publicado en el National Geographic afirmando que la música influye
en el líquido, demuestra la influencia positiva de los ritmos y melodías en el agua y
las plantas.
En el vino las diferencias son muy sutiles , pero la música monástica beneficia a los
caldos sobre todo la variedad Cabernet Sauvignon.
Aunque Viña Montes fue pionero en inspirar la maduración del vino con música, la
española Codorniu ya aplica este método en sus bodegas de Napa en California.
Para acabar diremos que la voluntad de relacionar vino y música llevó Aurelio Montes
ha impulsar junto con la Universidad Heriot-Watt en Edimburgo, una investigación
que determinó que la música puede influir en el sabor.
Así pues no nos engañemos una planta, la vid, es un ser vivo como nosotros. Y lo
que es bueno para nosotros también lo es para ella, aunque sea en forma de vino. Una transformación de la materia que no la invalida para percibir el ambiente circundante.
Ya sea en forma agresiva o relajante como el canto gregoriano.





.

2 comentarios:

Maria Teresa dijo...

Hola Carola. He entrado en tu BLOG y me gusta mucho. Aunque de vinos no entiendo, si disfruto con los viajes, aunque sean cortos. Estaré al tanto de lo que publicas y de las fotos.

Hace días hiciste un comentario en mi blog, sobre un relato mío: El regreso. Si quieres, puedes ver lo último que he publicado, aunque el blog tiene nueva dirección. Estoy reconstruyéndolo y aprendiendo al mismo tiempo.

Un beso y nos seguimos leyendo.

TERESA

Maria Teresa dijo...

¡Se me olvidabaaaaa!La nueva dirección es: www.desdelafronterasur.blogstop.com